COSMÉTICA NATURAL

LOS ACEITES ESENCIALES

Los aceites esenciales son sustancias que se encuentran en diferente tejidos vegetales. Los antiguos alquimistas los llamaban EL ALMA DE LAS PLANTAS” pues contienen numerosos compuestos químicos naturales, procedentes de la planta de la que se extraen, que podemos utilizar como remedio casero en numerosas situaciones. De hecho, LA AROMATERAPIA es una técnica que utiliza los aceites esenciales con fines terapéuticos, tanto a nivel físico como emocional. Aunque también podemos utilizar sus magnificas propiedades en el ámbito del hogar o la cosmética.

BENEFICIOS RELACIONADOS CON LA LIMPIEZA Y EL HOGAR:
Limpiador multiuso: principalmente se utilizan aceites cítricos por sus propiedades desinfectantes.
Repelente natural de insectos: por ejemplo puedes aplicar aceite esencial de eucalipto en forma de spray.
Controlar plagas: usa el aceite esencial de naranja o clavo.
Purificar el aire: utiliza un vaporizador de aceites esenciales para disfrutar de sus propiedades anti-microbianas de algunos aceites.

BENEFICIOS RELACIONADOS CON LA BELLEZA Y RELAJACIÓN:
Mejorar el sueño: el aceite de lavanda puede ser efectivo para tratar el insomnio.
Rejuvenecer la piel y eliminar arrugas: mezcla unas gotas de aceite de sándalo, geranio o lavanda con una loción facial.
Masajes: muchos de los aceites se pueden mezclar con una loción de masajes.
Baño relajante: simplemente añade unas gotas del aceite esencial en tu bañera para disfrutar de las propiedades rejuvenecedoras de diferentes aceites.
Reducir la celulitis: por ejemplo a través de un masaje con aceite de coco.
Perfume natural: puedes aplicar unas gotas directamente sobre tu piel. Los aceites más utilizados para perfume son el de lavanda, vainilla y jazmín.
Tratar el acné: a través de la aplicación tópica del aceite de árbol de té.
Salud capilar: puedes mezclar unas gotas de aceite de lavanda en tu champú para mejorar la salud de tu cabello.

CONTRAINDICACIONES DE LA AROMATERAPIA

No todo son beneficios en la aromaterapia, ya que debido a la alta concentración de los aceites esenciales, es conveniente tener en cuenta na serie de precauciones a la hora de su utilización. Por ejemplo, no es recomendable aplicarlos en estado puro sobre la piel, ya que pueden producir quemaduras por lo que es necesario diluirlos en agua o en otros aceites denominados bases.

Tampoco es bueno que entren en contacto con los ojos o ingerirlos. En el caso de los niños, siempre se deben emplear con mucha moderación y bajo supervisión médica. En cuanto a las mujeres embarazadas, no es conveniente que se sometan a este tipo de terapia porque algunos aceites pueden provocar contracciones uterinas.

Es importante ponerse siempre en manos de especialistas, que dominen la técnica y sepan qué aceites son los más apropiados para tratar nuestra afección. Además, es necesario asegurarse de que no tengamos alergia a los productos que se van a emplear durante la sesión, porque aunque se trate de sustancias naturales, también nos pueden provocar una reacción alérgica.

Siempre, por supuesto, se debe informar al aromaterapeuta si padecemos alguna enfermedad o trastorno, o si estamos siguiendo un tratamiento médico. Las personas con patologías del aparato respiratorio, como asma o enfermedades pulmonares crónicas deben consultar a su médico sobre la conveniencia de acudir a estas sesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *